El otro día escuché algo que me retorció el estómago. Una influencer (¿?) en su canal de YouTube dijo que gracias a las hermanas kardashian las mujeres “gorditas” se habían puesto de moda.

Cuanta ignorancia y siniestralidad juntas en una sola frase. ¿Nunca vió el reality esta mujer? ¿No vió como, durante años, bullynearon a Khloe por gorda (que de gorda tenia lo que yo de ingeniería astrofísica)?

Pero lo peor de todo es que este asunto me llevó a investigar sobre la vida del “patito feo” de la familia armenia más rica de la teve yanquie y me desayuné con que la mismísima Khloe se puso re flaquita, subió todo su proceso a instagram, y después la gente linda de E! tuvo el buen tino de hacer un reality donde la más pequeña de las Kardashian motiva a la gente a bajar de peso. 

El tema es que todo el concepto que maneja ese programa es una caca.

Empecemos por el nombre, se llama “Revenge Body” osea cuerpo de venganza. Y todos tenemos clarísimo que la venganza no es un sentimiento del que pueda salir algo bueno, Mas bien suena a algo que haces para que alguién que te hizo sentir mal porque pensó que no eras suficiente se muerda los codos de la rabia, al verte encajar en el canon de belleza hegemónico. Pero después de conseguir ese efecto en el que te maltrató, ¿que te queda?

Esta clase de programas se basa en el refuerzo del mensaje satánico de que la flacura es sinónimo de felicidad. Como si el solo hecho de ser flaco  va a hacer que todos tus problemas desaparezcan, todo el dolor por el que pasaste se va a borrar porque de repente sos flaco. Y el mundo va a estar lleno de arcoiris, corazones y unicornios.

¿Sabes que? No, no va a pasar tal cosa. Para que una persona que sufre acoso y discriminación por su peso sea feliz, no solo necesita hacer un trabajo psicológico para aumentar su autoestima, también necesita vivir en una sociedad que no lo haga sentir un ciudadano de segunda, por el simple hecho de ser gordo.

Y uso gordo, porque tenemos que dejar de usar eufemismos, el término es “gordo”. Y tenemos que despojarlo de su significado negativo. 

¿Porque “flaco” no es un adjetivo calificativo despectivo o negativo? 

Pero no se piensen que esto solamente pasa en yanquilandia. Acá también tenemos un programa del mal. Me estoy refiriendo a Cuestión De Peso. Lo más siniestro de nuestra versión es que nos quieren hacer creer que todos los gordos son enfermos. Además de tratarse de un programa horrendo donde ridiculizan a las personas con obesidad, reforzando el mensaje de que mientras más kilos demás tenés, menos servís y menos merecés. Encima nos venden que es por salud, cuando si mirás con atención y espíritu crítico el programa te das cuenta que están empeñados en que sean lo más hegemónicos posibles. Digo, no se centran en solucionarles los problemas de salud en base a una alimentación saludable, aunque solo terminen bajando 15 kilos. No, la meta del programa es que los hombres pesen 80 kilos, y las mujeres 70, como máximo. Sin importarles el hecho de que a lo mejor ese peso sea demasiado bajo y por lo tanto tengan varias carencias nutricionales y terminen enfermos nuevamente. Porque, ¿quién les dijo que las personas flacas son más sanas? Eso nos quiere hacer creer la industria de la belleza, cuyo objetivo es hacernos sentir inseguros, y si no pueden, asustarnos, para poder vendernos todos esos productos milagrosos que nos harán alcanzar “nuestro sueño” (el sueño que ellos nos crearon) de ser flacos: sanos y felices.

Posted by:Lau Albertini

Periodista. Humorista. Feminista. Madre.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s