Cuando la madre naturaleza no nos da, parece ser que uno debe proveérselo nomás. Y en que caso es más acertada esta premisa que en lo que hace a la satisfacción de las necesidades básicas.
Y yo estoy fervientemente convencida que la practica del sexo es una de ellas.
Que no solo sirve para la proliferación de la raza humana, sino también para aportar a la tranquilidad de los seres que conviven en lo cotidiano con uno.
Porque aunque muchos se hagan los chanchos rengos, bien sabemos todos que cuando uno no practica el amor, se vuelve más ácido y amargado que caramelo media hora.
No nos hagamos los superados, recatados y decorosos, confesemos que nos pone de buen humor el sexo, y aunque al patriarcado le encante endilgarselo a la mujer, esto no es exclusivamente femenino. Es totalmente cierto que las mujeres somos más hormonales y más viscerales en lo que a demostración de estados anímicos se trata, pero el tipo que tiene mala cama o carece de la misma, también se vuelve insufrible.

No le hagamos el juego al patriarcado acusando de “mal cogida” a la gente que esta atravesando un momento difícil y no está de buen humor. Mal cogidx es un termino tan machirulo que duele. Les puedo asegurar que el mal sexo es el menor de los males para alguien que la está pasando como el traste.
Por eso yo recomiendo que si la divina providencia no nos está facilitando un compañero con quien disfrutar de la copula, pues bien, nos procuremos esa satisfacción nosotros solitos.
Si señores, estoy diciendo que hay que tocarse más.
¡La masturbación es un acto de amor caramba!
Veámoslo así.
Si uno está noviando con alguien a quien no puede disfrutar corpóreamente tanto como quisiera, y por consiguiente anda caliente como negra en baile, que mayor prueba de amor que en vez de andar ingresándole carnalmente a cuanto ser viviente tiene a mano, se queda con el recuerdo de su bien amado y se propina una buena acariciada en su honor.
Y si uno está solito su alma, también es un acto de amor, porque uno se esta amando a si mismo y quien mejor que uno va a saber proveerse de satisfacción, que se conoce a la perfección y sabe qué, cómo, cuando y donde hacerse para amarse como corresponde.
Y como la cultura del machismo nos atraviesa desde todos los ángulos, sé que muchos se las tiran de amantes furiosos y tildan de “pajeros” a todos aquellos que se dedican a disfrutar de su propia sexualidad. ¿Ven porque hace falta la ESI urgentemente en el secundario?. Porque nunca falta un pelotudx que cree que el que se masturba es un degenerado. Un pedófilo es un degenerado, no hay nada de malo en hacerse felíz a si mismo.
El problema de la masturbación se plantea cuando nos encerramos en ella y ya no nos interesa “interactuar” con ningún otro ser vivo. Igualmente me parece que en esto hay otras cosas en juego, que tienen que ver con distintos miedos que surgen cuando uno ha tenido relaciones sentimentales conflictivas, y prefiere encerrarse en si mismo a arriesgarse a que otra persona nos haga sufrir, y como cada uno se salva como puede, algunos se encaman con cuanto ser vivo se le cruza y otros prefieren huir de cualquiera que se les acerque.
Lo único que puedo decir al respecto es que si uno no se quiere (no se valora ni se respeta), no puede querer a nadie ni inspirar cariño tampoco, así que a sacudirse las inhibiciones y prejuicios, y a tocarse más que no hay mal que por bien no venga.

Advertisements
Posted by:Lau Albertini

Periodista. Humorista. Feminista. Madre.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s