Hoy apareció muerta Natacha Jaitt.

Los medios dicen que fué una combinación letal de alcohol y cocaína. Pero lo cierto es que luego de denunciar la mafia de la pedofilia en el fútbol argentino y de que unos personajes poderosos la drogaron y violaron, ella insistió, hasta el cansancio, que no se iba a suicidar, ni se le iba a ir la mano con la droga.

Natacha “era problemática”, así la definen los medios de comunicación, maravilloso eufemismo para hablar de una mujer que no tenía ningún prurito en reconocer que ejercía la prostitución, tenía amoríos con hombres casados y se drogaba.

Cuando denunció violencia de género por parte de un ex novio no le creyeron, cuando denunció que la violaron no le creyeron tampoco.

Nunca le creyeron, porque Natacha era “inestable emocionalmente”.

Ahora tampoco van a creer que la mataron, porque es una muerte que “no sorprende”, como si su vida valiera menos porque era drogadicta, prostituta o mujer.

Advertisements
Posted by:Lau Albertini

Periodista. Humorista. Feminista. Madre.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s