Se termina el año y veo que todavía existe mucha confusión en lo que el feminismo se plantea: la lucha contra el patriarcado. Así que me gustaría despedir el 2018 comentando a aquellos que aún están un poco confundidos, que cuando se hace referencia al patriarcado, nos referimos a ese sistema cultural que oprime tanto a mujeres como a hombres por igual. En donde predomina la ley de la selva, donde sobrevive el más fuerte – con más poder en este caso- y donde justamente son los hombres en edad adulta lo más poderosos. Es decir, las mujeres, los niños y los ancianos son los débiles y por lo tanto están subyugados ante el poder del “macho de la manada”. En este sistema patriarcal hay reglas bastante opresivas – y ridículas- como “los hombres no lloran”, “los nenes juegan con autitos y las nenas con cocinitas”, “si te gusta cuidarte estéticamente sos un maricón”, “es lesbiana porque le falta una buena pija”, “las mujeres no saben manejar, andá a lavar los platos”, y muchos otros micromachismos más, tan fuertemente arraigados en nuestra sociedad.
Entonces cuando el feminismo plantea que va a “tirar el patriarcado” o desea la “muerte al macho”, se refiere a la caída de este sistema machista, que representa la supremacía del macho de la manada en detrimento de los más débiles.
Las feministas no odiamos a los hombres y no los ponemos en la misma bolsa. Tenemos clarisimo que esta lleno de hombres que no son machistas y que además son victimas del machismo.
Que existen conflictos dentro del movimiento es verdad, pero por definición, el feminismo es inclusivo, le cree a la victima, es solidaria con el más necesitado, pero así también por el hecho de que seas mujer no justifica los delitos que puedas cometer. Porque el feminismo lo que busca es proteger a las victimas y empoderar a los más débiles. La palabra que nos define como movimiento es: “empatía” podemos ponernos en el lugar del otro y luchar junto a ellos aunque su causa no sea la nuestra o ese derecho no lo tengamos vulnerado.
Las feministas no nos planteamos la muerte del hombre, lo que queremos es que desaparezcan los machos que se creen jueces y partes de la vida de todos -sin distinción de género, edad ni clase social-, esos que te quieren oprimido para que no le puedas contradecir ni disputar su poder. Esos que te cierran puertas porque saben que sos más capaz que ellos.
No escribo estas líneas para las compañeras de lucha, la escribo para aquellos que aún creen que el feminismo es el odio al hombre. ¿Sabés las veces que escuché que las feministas son lesbianas y minas feas, a las que los hombres nunca le darían bola? Es un concepto tan patriarcal que duele. Primero que nada porque el concepto hegemonico de belleza lo creó la sociedad patriarcal, donde a las mujeres se nos exige un cuerpo perfecto y ellos son “como el oso, mientras más feo más hermoso”. Y segundo porque pone de manifiesto la creencia de que una mujer “se hace” lesbiana porque no encontró un hombre que se la cogiera bien.
Y esta es su lógica de divide y reinarás, porque es mejor que estemos ocupadas discutiendo entre nosotras quien pertenece y quien no al movimiento o como debería ser el feminismo, a que nos organicemos y luchemos, cada una desde su lugar para terminar con el sistema patriarcal.

Advertisements
Posted by:Lau Albertini

Periodista. Humorista. Feminista. Madre.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s