Cuando hablamos de violencia de género no solo nos referimos a la que un hombre ejerce sobre su pareja, existen muchas formas de violencia hacia la mujer, aún en circunstancias en donde el bienestar de la mujer debe primar sobre todas las cosas, una de esas formas es la violencia obstétrica.
Esta clase de violencia es la que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresado en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales.
Es importante tener en cuenta que la violencia no solo la recibe la mujer, sino también su hijo/a, y por lo tanto la experiencia más maravillosa de la vida de una persona puede transformarse en algo siniestro y traumático. Previniendo tal situación, tanto la Organización Mundial de la Salud y como la Ley 25.929 de Parto Humanizado garantizan una serie de derechos para que esto no suceda, como lo es el acceso a la información de las distintas intervenciones que pueden ocurrir, el acompañamiento de un familiar durante el trabajo de parto, el parto y el posparto, o que el bebé permanezca todo el tiempo al lado de su mamá durante la estancia en el nosocomio.
Sin embargo todo esto, aún queda solo en la bonita letra de la ley.
Según un estudio realizado por el Observatorio de la Violencia Obstétrica de la agrupación Las Casildas, la semana media de nacimiento es en la semana 38, lo cual nos dá la pauta que aún hoy existe una gran cantidad de cesáreas programadas e inducciones, por lo tanto este proceso natural termina siendo fuertemente medicalizado. A 7 de cada 10 mujeres le rompieron artificialmente la bolsa con el objetivo de acelerar el trabajo de parto, maniobra que ha demostrado no tener ningún beneficio y que tiene una cuota muy alta de riesgo. Como así también a 6.7 de cada 10 mujeres les inyectaron oxitocina también con el objetivo de “apurar el parto”. Además a 6 de cada 10 mujeres se le practicó una episiotomía, y de estas, 8.5 de cada 10 eran primerizas.
Lo más alarmante es que las mujeres denunciaron haber recibido abuso físico y verbal, desde zamarreos, empujones o toques invasivos, hasta groserías y humillación. 5.4 de cada 10 mujeres no se sintieron contenidas ni pudieron expresar sus miedos, 2.5 de cada 10 fueron criticadas por expresar sus emociones durante el trabajo de parto y parto. 2.7 de cada 10 mujeres recibieron comentarios irónicos o descalificadores. 5.3 mujeres de cada 10 fueron tratadas con sobrenombres o diminutivos, hecho que en situaciones de confianza no representa ningún problema, pero al usarse en relaciones asimétricas, como el caso paciente-médico acentúa la relación de poder. Y por último, pero no menos importante por la influencia positiva que ejerce sobre el ánimo de la mujer, un 40% no cuenta con el acompañante. Esta situación se desarrolló en hospitales o centros de salud, tanto públicos como privados, aunque en este último caso en menor medida, y aquí nuevamente se manifiesta la desigualdad social entre las mujeres con mayores recursos y las que menos tienen: si podés pagar, te tratan mejor.
Tanto tienes, tanto vales.
Lo que resulta fundamental entender es que eso que subyace en la violencia obstétrica es, justamente, lo que se relaciona con la condición de ser mujer dentro de un sistema patriarcal ya que al medicalizar todo el proceso, se le niega a la mujer el derecho a elegir como quiere traer a su hijo/a al mundo, no es ella la protagonista sino el médico, su agenda y sus necesidades.
Por favor, no nos callemos más. Es prioritario que cada mujer y quien la acompañe en su parto estén informados sobre la Ley de Parto Humanizado y haga la denuncia correspondiente en el caso de ser víctima de violencia obstétrica.

Advertisements
Posted by:Lau Albertini

Periodista. Humorista. Feminista. Madre.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s