No es la adaptación, ni la reunión de padres, ni el pago de la cuota, solamente sentís que tu hijo empezó el jardín cuando, por fin, pertenecés al grupito de whatsapp de las mamis.

Todo el mundo no hace más que quejarse de la cantidad de mensajes confusos y al pedo, pero es como esa logia a la que todos queremos pertenecer porque imaginamos que se debate la alquimia de la vida eterna y no nos la queremos perder. Pero disculpenme la honestidad brutal; ahí solo se habla de útiles, juguetes y enceres de cocina perdidos, porque bien sabemos que las aulas de los colegios son un gran agujero negro donde nuestros retoños no pierden la cabeza porque la llevan pegada al cuerpo.

Pero no todo es incertidumbre y desazón, también tiene un fin utilitario: más de una mami colgada de la palmera pregunta cuando es la reunión de padres o que hay que llevar para mañana, y claro está que sirve para organizarse para los regalos de cumpleaños, para hacer todos los trajes de la fiestita de fin de año iguales y, no menos importante, para saber de qué va la cosa cuando tu nene faltó una semana.

Pero, aunque sea mítica y útil es una trampa mortal. Huyan mientras puedan. Yo sé que es como el canto de las sirenas, pero en serio, resistan. Porque todo es amor y cordialidad hasta que una mami corta polea y empieza a despotricar contra la población escolar, desde la portera a Sarmiento, pasando por la secretaria del Ministro de Educación, porque su chiquito pierde el tenedor de la vianda todos los días, y una cándida y comedida alma pretende hacerla reflexionar y se ve vapuleada al grito de: “Es mi opinión y no la somete a debate” y ahí se arma el desparramo. Y viste como somos las madres, nos tiramos con munición pesada: “Esto no es grupo de autoayuda, pagate un psicologo si querés” , “Esto no es el yahoo respuestas, mandá una nota en el cuaderno y preguntá” y así lo que surgió como un desahogo termina siendo la tercera guerra mundial. Y como para ofendidas no nos gana nadie, nos vamos del grupo.

Sin embargo, en la era de la hiperconectividad, mientras a más grupos de whatsapp pertenezcamos, mayor status virtual tenemos, terminamos sucumbiendo y abriendo otro grupito de whatsapp. Porque a masoquistas no nos gana nadie.

Advertisements
Posted by:Lau Albertini

Periodista. Humorista. Feminista. Madre.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s