En el día de ayer, frente al Congreso de la Nación Argentina, a las 18 horas se celebró una multitudinaria manifestación bajo el lema: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”.
Todos sabemos que el aborto legal es una deuda pendiente para nuestra sociedad argentina, las muertes son una triste realidad a la que hay que darle una respuesta de manera urgente, por lo tanto resulta primordial los tres ejes fundamentales que componen este legitimo reclamo.


Educación sexual

En nuestro país, en el año 2006 se promulgó la ley 26.150 que comprende el Programa Nacional de Educación Sexual Integral en las escuelas argentinas. Dicho programa garantiza que todos los estudiantes de todos los niveles y establecimientos educativos, reciban educación sexual. Sin embargo, las estadísticas en relación al embarazo adolescente y el aborto, demuestran la deficiencia en la implementación de dicho programa como medida preventiva de ambas situaciones.
En relación a este primer eje, UNICEF realizó un trabajo de investigación sobre la situación de la adolescencia en la Argentina, y dentro de las muchas aristas que tocó el estudio, remarcó que en Argentina durante el 2013 ocurrieron 117.386 nacimientos de madres menores de 20 años, de los cuales 114.125 corresponden a adolescentes de 15 a 19 años y 3.261 a menores de 15 años.
Además destacó que la maternidad en la adolescencia es más frecuente entre las jóvenes de sectores empobrecidos y las que tienen menor nivel educativo. Según datos arrojados por la Encuesta sobre Condiciones de Vida de Niñez y Adolescencia de 2013, casi un 25% de las madres adolescentes no llegó a completar el nivel de educación primaria.
De estos datos se desprende que la educación sexual en las escuelas poco sirve para concientizar sobre la salud reproductiva y la planificación familiar, sobre todo en los sectores más pobres de la sociedad.

Anticoncepción

Siguiendo con lo planteado en el eje anterior, más del 80% de los embarazos no deseados corresponden a mujeres que no tienen acceso a métodos anticonceptivos modernos, y una gran cantidad de esos embarazos terminan en aborto.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Instituto Guttmacher analizaron los datos de 184 países desde 1990 a 2014, y elaboraron un artículo en el que se remarca que casi 300 millones de dólares por año se gastan en el tratamiento de las complicaciones derivadas de abortos inseguros, por lo tanto invertir en métodos anticonceptivos modernos sería mucho menos costoso, para las mujeres y la sociedad, que tener embarazos no deseados y abortos inseguros.

Aborto

En relación al aborto los números hablan por sí solos, en nuestro país se calcula que medio millón de mujeres recurren, cada año, al aborto clandestino. Semejante cifra demuestra que la penalización no impide su práctica.
En Argentina, cada año – según estadísticas oficiales- mueren 100 mujeres por prácticas de abortos clandestinos e inseguros. Estas mismas estadísticas revelan que la primera causa de muerte en mujeres embarazadas es el aborto clandestino. En los hospitales públicos de todo el país se registran 53.000 internaciones por abortos al año. Es necesario destacar que los datos estadísticos son estimativos ya que se trata de una práctica clandestina.

Ya para ir finalizando, es necesario mencionar que la Corte Suprema de Justicia de la Nación aclaró, a través del fallo “F. A.L.” en 2012, constituyó que el aborto es legal cuando exista peligro para la salud o vida de la mujer y en todos los casos de violación. Además estableció que el aborto legal debe realizarse sin necesidad de autorización judicial y que en casos de violación basta con la declaración jurada de la mujer. Y por último pidió la implementación y operativización de protocolos hospitalarios para la atención de abortos no punibles.
Sin embargo de las 25 jurisdicciones nacionales, sólo ocho poseen protocolos de atención de abortos no punibles que se corresponden con los lineamientos fijados por el tribunal. Estas son: Chaco, Chubut, Jujuy, La Rioja, Misiones, Santa Cruz, Santa Fe y Tierra del Fuego.
Otras ocho provincias dictaron protocolos que no se ajustan a lo ordenado, incluyendo requisitos que dificultan el acceso a la práctica, estamos hablando de: Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, La Pampa, Neuquén, Buenos Aires, Río Negro y Salta.
Por último, las restantes: Catamarca, Corrientes, Formosa, Mendoza, San Juan, San Luis, Santiago del Estero y Tucumán, directamente no dictaron ningún protocolo.

Advertisements
Posted by:Lau Albertini

Periodista. Humorista. Feminista. Madre.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s